El ‘Metrocable’ de Medellín, el teleférico de los pobres

diciembre 7, 2008

metrocable-medellin

Por ÉRICA CHAVES (SOITU.ES) Actualizado 15-11-2008 19:57 CET

En Medellín (Colombia) el metro también se desplaza por el aire. Es el ‘Metrocable’, el teleférico de los más pobres, una solución barata para llevar el transporte público a las comunas de las zonas más altas de la ciudad donde no llega ningún otro medio colectivo.

Lejos de buscar un fin turístico como el teleférico de Rio de Janeiro u otros muchos en Europa, el sistema de Medellín busca trasladar de forma masiva a gente a zonas poco accesibles de la ciudad de la forma más sencilla y barata posible. Este sistema pionero en el mundo, cuenta con dos líneas, la K y la J, en cada una de las cuales cuelgan cien cabinas con capacidad para diez viajeros.

La primera, que une Acevedo K, Andalucía, Popular y Santo Domingo Savio, se construyó en 2003, cubre por el aire un trayecto de 2.072 m y salva un desnivel de 400 metros. La segunda, la línea de San Javier J, Juan XXIII, Vallejuelos y La Aurora, se inauguró este mismo año y sobrevuela una distancia de 2.789 metros.

Para facilitar su uso entre la población con menos recursos, el ‘Metrocable’ no podía suponer un alto coste para el ciudadano. Y lo han conseguido. Estas líneas de cabinas se han integrado con el metro urbano y el mismo billete vale para los dos medios de transporte. Antes, lo normal era pagar dos tarifas en un desplazamiento. Ahora, sólo basta con una. Según el departamento de Metro de Medellín, el ahorro mensual por persona se estima en 50.000 pesos colombianos (unos 17 euros); y en un año, la población ahorraría unos 10.000 millones de pesos (unos 3.400 millones de euros). Para Sergio Fajardo, ex-alcalde de Medellín, “las poblaciones que usan el ‘Metrocable’ son muy numerosas y pertenecen a estratos socioeconómicos muy bajos”. “Esta solución de transporte busca que muchos de ellos puedan optimizar sus escasos recursos y destinarlos a cubrir otras necesidades básicas”, comenta Fajardo, que añade que “el mayor ahorro se consigue en el tiempo de viaje (hasta 30 minutos) y en el buen servicio mejorando así la calidad de vida de los habitantes”.

Según el gobierno de la ciudad colombiana, otras ventajas son que el sistema utiliza tecnología limpia (se alimenta del sistema eléctrico) y llega a sitios donde no alcanza el metro o el autobús por los desniveles de la montaña y el mal estado de las vías. El ‘Metrocable’ no requiere utilizar esta infraestructura y llega con facilidad a las zonas más altas donde están construidas los barrios de favelas.

Metro de Medellín
En total, el área construida para este sistema de transporte es de 18.200 m2 y otros 30. 000 m2 de espacios públicos generados. Unas 120.000 personas se benefician de estos teleféricos de una forma directa, y otras 350.000 de forma indirecta, ya que la construcción de este sistema de transporte ha venido acompañada de la creación en torno a las estaciones de zonas deportivas, espacios infantiles, zonas verdes, áreas de juego, mejora de andenes, plazas públicas, comedores escolares y una biblioteca llamada ‘Biblioteca España’. El proyecto promueve la mejora del hábitat urbano y del ordenamiento territorial, dado que estabiliza el crecimiento de nuevas vías y aumenta la generación de nuevos espacios públicos. Además, los teleféricos y sus zonas cercanas se han convertido en una atracción turística en la ciudad y la comunidad de la zona se ha ido formando para ejercer como guías turísticos espontáneos.

“El ‘Metrocable’ mejoró la autoestima de los habitantes más pobres de la ciudad, se generaron oportunidades laborales al crearse negocios para atender a los nuevos visitantes del lugar y la ciudad ‘formal’ reconoció a la zona, acabando con la estigmatización que normalmente afectaba a sus ciudadanos”, explica Luis Pérez Carrillo, director del proyecto de este particular teleférico.

Sin embargo, desde el Ayuntamiento aseguran que este servicio “no puede cubrir todas las necesidades de movilidad o destinos diferentes de los habitantes”. Todavía hay mucho que hacer. Este mismo año se ha empezado a construir una nueva línea prevista para el primer semestre del 2009, destinada principalmente al turismo y el ocio de los habitantes de Medellín. Se trata de la Cable Arví, que dará acceso más seguro al Parque que lleva el mismo nombre. El sistema tendrá 27 cabinas con capacidad para diez pasajeros cada una y recorrerá un trayecto de 4.619 metros. Por ser un sistema turístico, operará en un horario diferente a las demás líneas del metro y tendrá una tarifa distinta.

“Medellín es la única ciudad de Colombia que tiene metro”, asegura Carlos Felipe Pardo, coordinador del Proyecto Transporte Sostenible (SUTP, SUTP-LAC). En las ciudades colombianas el 80% de la población se desplaza a pie, en autobús (que es un mal servicio), en motocicleta y algunos en bicicleta. La ciudad pionera de Medellín ya ha recibido visitas técnicas de diferentes ciudades del mundo con problemáticas sociales similares y de topografía urbana escarpada, como Manizales (Colombia) y Río de Janeiro (Brasil), que ya tienen un ‘Metrocable’ en construcción.

¿Cómo se mueven los pobres en Sudamérica?

La movilidad de los pobres es un gran problema en los países subdesarrollados. No es sólo que la población viva en la periferia, sino que no hay casi infraestructura y aún menos medios de transporte.

No importa que haya atascos, los ricos se mueven más. Según Pardo, en los países ricos se registra una media de dos o tres viajes al día mientras los que viven en países en desarrollo tienen una media de 1,2 – 1,5 viajes en el mismo periodo. Los pobres de desplazan menos, pero también tardan más en ir de un punto a otro porque muchas veces tienen que irse lejos de sus casas. “En Sudamérica no siempre hay sistemas integrados de movilidad, hay poca seguridad y atención a la gente”, cuenta Pardo.

¿La solución? según los expertos, hay que planificar mejor las ciudades. Un ejemplo lo encontramos en la ciudad brasileña de Curitiba. Para que la infraestructura básica llegue a todas las partes y se disminuya la necesidad de desplazamientos, hay que invertir en la seguridad de los espacios públicos. “Una calle segura permite el libre desplazamiento a pie y en bicicleta de mucha más gente incluyendo niños”. Hay que hacer que los transportes lleguen a las personas, como ocurre con el Metrocable de Medellín.

Una respuesta to “El ‘Metrocable’ de Medellín, el teleférico de los pobres”

  1. ana maria gutierrez Says:

    HOLA, lei el reportaje que hiciste sobre el metro cable de Medellin, y soy una fiel orgullosa de el, no comparto cuando dices que es el telesferico de los pobre pues todo los paisas hacemos uso de el desde el mas rico hasta el que mas escasos recursos tiene, no se puede ser tan subjetivos a la hora de hablar de un contexto social desconocido, tienes que ser parte de esta ciudad para poder mirar con ojo de lince la transformacion y el impacto social que ha genreado esta construccion en la ciudad ,no se te ovide es un gran sitio turistico no el teleferico de los pobres ademas es el unico sistema de transporte masivo en el mundo con esas caracteristicas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: