Archive for febrero, 2008

Near Arctic, Seed Vault Is a Fort Knox of Food

febrero 29, 2008
29seeds-span-600.jpg

LONGYEARBYEN, Norway — With plant species disappearing at an alarming rate, scientists and governments are creating a global network of plant banks to store seeds and sprouts, precious genetic resources that may be needed for man to adapt the world’s food supply to climate change.

This week, the flagship of that effort, the Global Seed Vault near here, received its first seeds, millions of them. Bored into the middle of a frozen Arctic mountain topped with snow, the vault’s goal is to store and protect samples of every type of seed from every seed collection in the world.

As of Thursday, thousands of neatly stacked and labeled gray boxes of seeds — peas from Nigeria, corn from Mexico — reside in this glazed cavelike structure, forming a sort of backup hard drive, in case natural disasters or human errors erase the seeds from the outside world.

Descending almost 500 feet under the permafrost, the entrance tunnel to the seed vault is designed to withstand bomb blasts and earthquakes. An automated digital monitoring system controls temperature and provides security akin to a missile silo or Fort Knox. No one person has all the codes for entrance.

The Global Vault is part of a broader effort to gather and systematize information about plants and their genes, which climate change experts say may indeed prove more valuable than gold. In Leuven, Belgium, scientists are scouring the world for banana samples and preserving their shoots in liquid nitrogen before they become extinct. A similar effort is under way in France on coffee plants. A number of plants, most from the tropics, do not produce seeds that can be stored.

For years, a hodgepodge network of seed banks has been amassing seed and shoot collections in a haphazard manner. Labs in Mexico banked corn species. Those in Nigeria banked cassava. Now these scattershot efforts are being urgently consolidated and systematized, in part because of better technology to preserve plant genes and in part because of the rising alarm about climate change and its impact on world food production.

“We started thinking about this post-9/11 and on the heels of Hurricane Katrina,” said Cary Fowler, president of the Global Crop Diversity Trust, a nonprofit group that runs the vault. “Everyone was saying, why didn’t anyone prepare for a hurricane before? We knew it was going to happen.

“Well, we are losing biodiversity every day — it’s a kind of drip, drip, drip. It’s also inevitable. We need to do something about it.”

This week the urgency of the problem was underscored as wheat prices rose to record highs and wheat stores dropped to the lowest level in 35 years. A series of droughts and new diseases cut wheat production in many parts of the world. “The erosion of plants’ genetic resources is really going fast,” said Dr. Rony Swennen, head of the division of crop biotechnology at the Catholic University of Leuven in Belgium, who has preserved half of the world’s 1,200 banana types. “We’re at a critical moment and if we don’t act fast, we’re going to lose a lot of plants that we may need.”

The United Nations International Treaty on Plant Genetic Resources, ratified in 2004, created a formal global network for banking and sharing seeds, as well as for studying their genetic traits. Last year, its database received thousands of new seeds.

A system of plant banks could be crucial in responding to climate crises since it could identify genetic material and plant strains better able to cope with a changed environment.

Here at the Global Vault, hundreds of gray boxes containing seeds from places ranging from Syria to Mexico were moved this week into a freezing vault to be placed in suspended animation. They harbor a vast range of qualities, like the ability to withstand drier, warmer climate.

Climate change is expected to bring new weather stresses, as well as new plant pests into agricultural regions. Heat-trapping carbon dioxide emissions will produce not just global warming but an increase in extreme weather events, like floods and droughts, the Intergovernmental Panel on Climate Change concluded.

Already three-quarters of biodiversity in crops has been lost in the last century, according to the United Nations Food and Agriculture Organization. Eighty percent of maize types that existed in the 1930s are gone, for example. In the United States, 94 percent of peas are no longer grown.

Seed banks have operated for decades, but many are based in agricultural areas and few are as high-tech or secure as the Global Seed Vault. They have often been regarded as resources for hobbyists, scientists, farmers and others rather than as a tool for human survival.

Their importance and vulnerability have become apparent in recent years. Seed banks in Afghanistan and Iraq were destroyed during conflicts in those nations, by looters who were after the plastic containers that held the seeds. In the Philippines, a typhoon bore through the wall of a seed bank, destroying numerous samples.

In reviewing seed bank policies a few years ago, experts looked at the banks in a new light, Dr. Fowler said: “We said, we may have some of the best seed banks in the world, but look at where they are: Peru, Colombia, Syria, India, Ethiopia, the Philippines. So a lot of us were asking, what’s plan B?”

The goal of the new global plant banking system is to protect the precious stored plant genes from the vagaries of climate, politics and human error. Many banks are now “in countries where the political situation is not stable, and it is difficult to rely on refrigeration,” Dr. Swennen said. Seeds must be stored at minus 20 degrees Celsius, that is, well below freezing, and plants that rely on cryopreservation must be far colder.

“We are inside a mountain in the Arctic because we wanted a really, really safe place that operates by itself,” Dr. Fowler said. Underground near Longyearbyen, just 600 miles from the North Pole, the seeds will stay frozen despite power failures. The Global Crop Diversity trust is also financing research into methods for storing genetic material from plants like bananas and coconuts that cannot be stored as seed.

The vault was built by Norway, and its operations are financed by government and private donations, including $20 million from Britain, $12 million from Australia, $11 million from Germany and $6.5 million from the United States. The effort to preserve a wide variety of plant genes in banks is particularly urgent because many farms now grow just one or two crops, with very high efficiency. Like purebred dogs perfectly tailored to their task, they are particularly vulnerable to both pests and climate change.

Scientists are also working to learn more about the skills encoded in the genes of each banked seed — crucial knowledge that is often not recorded. Ultimately, plant breeders will be able to consult a global database to find seeds with genes suitable for the particular climate challenge confronting a region — for instance, a corn with a stalk that resists storm winds or a wheat that needs less frequent water.

Just at a time when it is important to preserve biodiversity, economics encourages farmers to drop crops. But those seeds may contain traits that will prove advantageous in another place or another time. Scientists atCornell University recently borrowed a gene from a South American potato to make potatoes that resisted the late blight fungus, a devastating disease that caused the Irish potato famine.

“You need a system to conserve the variety so it doesn’t go extinct,” Dr. Fowler said. “A farmer may make a bowl of porridge with the last seeds of a strain that is of no use to him, and then it’s gone. And potentially those are exactly the genes we will need a decade later.”

Fuente: NYT 

 

AAA 029: Archivos de Arquitectura Antillana

febrero 23, 2008

aaa29.jpg AAA 

Escuela en Sao Paulo de Marcio Kogan y Lair Reis

febrero 23, 2008

escuelabrasil.jpgLeer +Fuente: ARCOweb 


Medellín: Parque Biblioteca León de Grieff / Giancarlo Mazzanti

febrero 13, 2008
La ciudad de Medellín, en el barrio de La Ladera, estrena un nuevo parque-biblioteca.  
1433554115_biblioteca_drgrieff.jpg
Leer +
Fuente: Plataforma Arquitectura

100 Héroes Verdes: Emprendedores, sabios, líderes y luchadores

febrero 11, 2008

brown2.jpg

Lester R. Brown fundó el Worldwatch Institute, una institución sin ánimo de lucro, en 1974 en Washington, D.C. Ha recibido la mención de honor de la MacArthur Foundation, el premio de medio ambiente de las Naciones Unidas en 1989 y el premio Asahi Glass Foundation’s Blue Planet, y menciones honorarias de distintas universidades de todo el mundo. La Biblioteca del Congreso le ha solicitado informes y trabajos personales, reconociendo su papel y el del Instituto en el desarrollo del movimiento medioambiental mundial. Antes de fundar el Worldwatch Institute fue administrador del servicio internacional de desarrollo agrícola del Departamento de Agricultura de Estados Unidos y consejero del secretario. Ha cursado estudios en las Universidades de Rutgers, Maryland y Harvard. Empezó a trabajar como agricultor, cultivando tomates en el sur de Nueva Jersey.

+ Héroes: El Mundo.es

Más allá de Niemeyer

febrero 9, 2008

Hugo Segawa analiza el papel y la relevancia de la arquitectura en Brasil y su insuficiente proyección en el extranjero pese a la calidad de sus profesionales

saopaulo.jpg

Sao Paulo

ANATXU ZABALBEASCOA 09/02/2008

El arquitecto Hugo Segawa (São Paulo, 1956) eligió la academia frente a la práctica porque trabajando en la revista Proyectos se dio cuenta de que la reflexión era fundamental para la arquitectura. La falta de publicaciones especializadas ha causado, para él, muchos de los falsos tópicos sobre la arquitectura latinoamericana y su desconocimiento para el resto del mundo. Sus progenitores japoneses resumen, en dos pinceladas, la historia del siglo XX. Su padre trabajaba en Wall Street, pero tuvo que salir de Estados Unidos cuando estalló la Segunda Guerra Mundial. Su madre era una niña cuando llegó a Brasil con sus propios padres, agricultores japoneses que emigraron, en los años veinte, para trabajar allí. “Hace poco regresé a Japón como profesor invitado. El sentimiento fue extraño. Allí parezco japonés pero soy brasileño. Como descendiente de japoneses he recibido una educación del Japón de principios del siglo XX, el Japón de mis padres. Y es evidente que el país hoy es otro, más cosmopolita”. Los padres de Segawa hablan japonés entre ellos. “Pero mi cultura es brasileira”, apunta. Desde esa perspectiva y alejado de nacionalismos, Hugo Segawa mira el mundo. Cree, como Guimarães Rosa, que Brasil y el resto de Suramérica son como hermanos siameses: “Cosidos por la espalda pero incapaces de verse el rostro”: “Miramos para lados distintos. Pero tenemos problemas y contradicciones comunes. Buscamos referencias en Europa o América y no nos fijamos en lo propio. Tiene que pasar algo espacial, por ejemplo la experiencia urbana de Curitiba [una ciudad brasileña que se ha convertido en un modelo internacional para el crecimiento sostenible], para que seamos capaces de encontrar valores en lo nuestro. La idea de Curitiba se interpreta en Colombia, Chile y muchos otros sitios. Pero hasta que no se les presta atención desde Europa o Estados Unidos algunas cosas parecen no existir”.

Segawa atribuye esa falta de confianza al colonialismo. “Brasil se ha pasado años mirando a Portugal. Suramérica a España. Y todos mirábamos a París. Volvíamos a las matrices culturales en lugar de preocuparnos por desarrollar una cultura propia. Luego Estados Unidos decidió dejar de mirar a París y todos empezamos a mirarlos a ellos. La posguerra mundial desarrolló un panamericanismo comandado por Estados Unidos por el temor de que allí tenían a los dictadores que se estaban adueñando de los países: Perón o Getulio Vargas. Así, históricamente, los norteamericanos miraron a Latinoamérica para protegerse. Luego volvieron a mirar para desterrar el comunismo y calmar a su izquierda”.

Segawa no pone reparos a hablar sobre el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, que comenzó sus campañas prometiendo tres comidas al día para todos los brasileños y hoy se ha moderado. ¿Dónde ha quedado su revolución? “Hoy es mucho más conservador que Chávez o Evo Morales. Pudo ser una estrategia propagandística, pero yo creo que la realidad, en un país como Brasil, no permite cambios radicales. Hay situaciones muy arraigadas. Lula ha sido candidato tres veces. Y sólo ha ganado con el discurso más moderado. La izquierda se siente traicionada, pero él ha debido adaptarse al gusto de la mayoría de votantes. ¿Cómo puede haber una mayoría conservadora en Brasil? Las tremendas desigualdades sociales generan momentos de crisis aguda. Pero no hay que engañarse, son momentos puntuales. Hay muchos más momentos de conciliación”.

Hubo un movimiento moderno en Suramérica que logró que un estilo arquitectónico universal y global tuviera una versión local. En los años cincuenta, la arquitectura de Brasil consiguió gran prestigio internacional. “Duró hasta que se construyó Brasilia. Tropicalizaron a Le Corbusier. Y gracias a esa adaptación, los países suramericanos comprendieron que el movimiento moderno podía también hablar un idioma local”.

La tropicalización se traducía en elementos que hoy llamaríamos sostenibles. “Suramérica está atravesada por los trópicos. Le Corbusier no diseñaba para países en los que el control solar es fundamental. Construíamos para mantener el fresco y evitar el sol excesivo. Antes de que Le Corbusier diseñara Chandigarh, en Suramérica ya habíamos hecho arquitectura moderna en países pobres. La adaptamos a nuestras necesidades. Ésa es la clave. Los brise soleil no existían en la arquitectura moderna. Luego gustaron y hasta en Finlandia los copiaron en sus fachadas sin necesitarlos, como un formalismo”. También las formas curvas de Hadid, Koolhaas o Calatrava remiten al tropicalismo. “Y Foster. El Evening Standard insinuó en enero de 2007 que su proyecto para Wembley está inspirado en el que Niemeyer dibujó para Maracaná en 1941 con un arco para sostener una cubierta. No ganó pero fue publicado. La referencia era el Palacio de los Sóviets”.

Inspiraciones flagrantes como ésa dan qué pensar a este historiador que considera que mucha parte del genio de arquitectos famosos se debe al desconocimiento generalizado. Así, parte de su trabajo ha consistido en reivindicar la obra de arquitectos geniales desconocidos como Vilanova Artigas, por ejemplo. “Cuando Ignasi de Solà-Morales vio la Facultad de Arquitectura preguntó por qué nadie sabía nada de este arquitecto que murió casi como un desconocido. La prensa internacional no se interesaba. No escriben sobre la arquitectura suramericana por desconocimiento. Pero el resultado es que parece no existir”.

Hubo mucha gente que no entendió que le dieran el Pritzker a Mendes de Rocha. Hugo Segawa lo explica: “Desde los años cincuenta hace cosas como Tadao Ando, pero mucho antes de Tadao Ando. Trabajaba con sistemas. De la silla hasta el edificio. Hace una arquitectura integral y racional dominando todas las escalas”, señala. Y atribuye su tardío reconocimiento a la dictadura que gobernó su país en los años setenta. “Durante esos años, internacionalmente se publicó poco sobre arquitectura brasileña. Aunque había buenos trabajos, no interesa destacar nada positivo de un régimen negativo. A veces la mejor arquitectura se ha dado con los peores regímenes. No puede ser casualidad que en cuanto acabó la dictadura se descubrió la arquitectura brasileña que no cambió de un año para otro”.

Segawa cree que el desconocimiento de sus grandes autores ha sido una de las claves por las que la arquitectura suramericana está todavía por descubrir. Está convencido de que el uruguayo Eladio Dieste o el colombiano Rogelio Salmona, que tuvieron reconocimiento tardío, en otros países hubieran sido reconocidos como genios. Incluso el mexicano Luis Barragán, hoy muy conocido, fue ignorado internacionalmente durante su vida. João Figueiras Lima es otro de esos casos. Para Segawa, “superó a Niemeyer porque Niemeyer tenía ideas pero no era fino en los detalles. Cuando trabajaba con buenos arquitectos, como cuando hizo el edificio para el Partido Comunista de Francia con Jean Prouvé, el resultado fue excelente. Pero cuando trabaja solo flaquea. Lelé (Figueiras Lima) lo hace todo. Y lo cuida todo. Ahora mismo, con 74 años, está haciendo hospitales prefabricados humanos, en los que la gente no se siente mal. Una arquitectura económica, hermosa y humana. Es una figura extraordinaria. Domina todas las escalas. Se puede imitar su manera de pensar, pero no su trabajo. Se preocupa de los procesos y eso es inimitable”.

Segawa urge a recuperar la memoria. “Cuando hablamos de un arquitecto nuestro en Europa no lo conocen. ¿Cómo vamos a profundizar sobre lo que no se conoce? Primero debemos darlo a conocer. Estamos en una fase muy primitiva. Los arquitectos suramericanos que se conocen son los que han salido. Pero hay otra realidad”. La lista de desconocidos, que encabeza Figueiras Lima, es larga. Fernando Chacel, de Río de Janeiro, es un paisajista discípulo de Burle Max. “Hoy el más importante de Brasil. Si Burle Max introdujo el acercamiento ecológico al paisaje. Si su apuesta era por la vegetación. Y el diseño era el resultado del comportamiento de esa vegetación: la exuberancia tropical, la biodiversidad. Si su dominio del paisaje era botánico y su gran contribución fue crear nuevas naturalezas. Hoy Fernando Chacel ha evolucionado esa idea de ecogénesis recuperando áreas degradadas gracias a restablecer su ecosistema. En Río de Janeiro ha recuperado zonas de manglares. Hay que dejar que la vegetación y la fauna vuelvan y se recuperen. Chacel ha logrado crear naturaleza artificialmente, por eso para mí es el heredero de Burle Max”.

Aunque admite que el reconocimiento de Lina Bo Bardi corrió mejor suerte, “hizo una arquitectura de conceptos fuertes y por su herencia se recuperó”, la lista de reivindicaciones de Segawa continúa. “Hoy Marcos Acayaba también ha superado a su maestro Mendes da Rocha. Hay más arquitectos jóvenes que siguen la línea de Da Rocha. Pero repiten los errores. En cambio, ocasionalmente, hay gente que lo supera. Acayaba, por su sentido de los materiales, ha abierto caminos. Los estudiantes lo miran como a un faro que indica por dónde ir. Ha hecho casas de madera prefabricadas, que combinan industria y artesanía. Representa a la arquitectura de São Paulo que es distinta de la de Río. No son escuelas distintas. Sino líneas distintas. La paulista es una continuación de la de Río a partir del pensamiento estructural de Niemeyer, es decir, la expresividad de la estructura que soporta un edificio: los voladizos, la curva, el hormigón. Los paulistas parten de esa arquitectura carioca pero la vuelcan a una discusión social más fuerte: de participación ciudadana”.

¿Niemeyer ha eclipsado a los demás? “En cierto sentido, sí. Ocupó un momento histórico. Pero tapó mucho de lo que se hacía en Brasil. Internacionalmente pasó lo mismo con Alvar Aalto. Brasil es Niemeyer y Finlandia, Alvar Aalto. Así, Niemeyer ha sido a la vez odiado e imitado”.

Segawa admite que con cien años es difícil saber hasta qué punto continúa diseñando. “Regresó a la prensa internacional hace 10 años con el museo en Niterói. Luego lo invitaron a hacer el pabellón de la Serpentine Gallery en Londres. La prensa británica, The Guardian, lo comparó con un estreno de Alfred Hitchcock. Era como volver a ver a Greta Garbo”. Más allá de las curvas de Niemeyer, Brasilia es la otra aportación conocida de la arquitectura brasileña. ¿Cuál es la lección de Brasilia casi 50 años después? “Cuando se inauguró hubo muchas críticas. El racionalismo se estaba apagando. Y representaba el límite del urbanismo moderno. En los sesenta, cuando se empezó a publicar, era una ciudad nueva y, por lo tanto, un poco desértica. Hoy se ha poblado, es una gran ciudad y ofrece un modelo. Frampton, Rykwert y Tafuri escribieron con mucha dureza sobre Brasilia. Pero lo hicieron durante la dictadura. Y no hay que confundir las cosas. Ésta es una ciudad criada en la democracia y desarrollada en la dictadura. Fue la capital de la dictadura. Los brasileños la consideran la mejor ciudad de Brasil, un espejo del país. Claro que hay desigualdades, pero son menos fuertes que en Río o São Paulo. Es una ciudad con infraestructuras, ofrece seguridad y calidad de vida. Hay muchas Brasilias: la de Niemeyer y Lucio Costa y la ciudad satélite. Pero incluso en el extrarradio, los brasileños gozan de la ciudad. Es monumental y, sin embargo, la gente se la ha apropiado y la disfruta. Ofrece otra manera de vivir. Por eso la Unesco la hizo Patrimonio de la Humanidad. Brasilia se pensó deliberadamente como una ciudad para el coche. Pero hoy todo el mundo tiene coche. Incluso quienes viven en favelas. Brasilia es un centro histórico moderno cercado por la ciudad tradicional. Allí ocurre lo contrario que en las ciudades europeas. El centro tiene horizontes abiertos, áreas verdes, acceso a los lagos y eso ofrece una calidad de vida altísima. Una persona pobre que vive en Brasilia vive mejor que alguien con la misma renta en Río de Janeiro”.

El País.es

Vias y andenes en la administración de Enrique Peñalosa

febrero 8, 2008

+ vídeos: Peñalosa Alcalde

Jaime Lerner habla (y canta) sobre la ciudad

febrero 8, 2008

 Fuente: TED