Boinayel, el pluvioso

septiembre 7, 2007

Recordé esta experiencia al leer recientemente los resultados de una encuesta, donde, al preguntárseles a los dominicanos sobre el color de su piel, el 70% contestó que éramos indios.

Por Bernardo Vega

boinayel.jpg

Durante mis 19 años de funcionario público, pasé por muchas experiencias, pero entre ellas descuella, por lo inusual, el caso de Boinayel, el pluvioso.

Fui director del Museo del Hombre Dominicano por cinco años y me esmeré en promover exhibiciones temporales. Gracias a gestiones del personal diplomático de nuestra embajada en Londres, logré que la Càmara de los Lores autorizara el envío temporal a nuestro país de la fabulosa colección del Museum of Mankind londinense de unas ocho piezas taínas de madera.

A diferencia de los aztecas y los incas, cuyas piezas de madera son muy escasas y de baja calidad, las mejores de los taínos son precisamente las de madera.

Primero llegó un inglés, para ver si llenábamos las condiciones mínimas de seguridad. No sólo habló con el representante local de INTERPOL, sino que, de madrugada, se le vio rondando el museo. Al irse me informó que nuestro país era demasiado “atrasado” como para que la gente robara o vandalizara piezas de museo.

Un par de años después leí un artículo donde se le citaba con relación a la destrucción de un cuadro muy valioso por parte de un espectador en un afamado museo inglés.

Entre las piezas taínas que nos prestaron estaba la representación de Boinayel, el cemí taíno auspiciador de la lluvia, evidenciado por las lágrimas que surcan de sus ojos. Para una sociedad que dependía de la yuca, ese dios era de los más importantes.

Para promover la exhibición declaré a la prensa que Boinayel era el equivalente taíno a Tlaloc, el dios azteca de la lluvia y cité que cuando se trajo a la ciudad de México su enorme estatua, que había sido encontrada en el interior, para colocarla permanentemente en el Museo Antropológico, las muy fuertes lluvias no cesaron. Rafael Herrera editorializó sobre ese símil.

La noche inaugural de la exhibición temporal se caracterizó por fuertes lluvias, las cuales no cesaron durante varios días. Cientos de personas fueron al museo a ver al responsable de los aguaceros. Entonces recibí una llamada de parte del presidente Antonio Guzmán.

El intermediario explicó que el presidente no creía en esas cosas, pero que el obispo de Barahona lo había llamado para advertirle que allí los campesinos se habían amotinado culpando a Boinayel por las inundaciones y otras consecuencias funestas de las lluvias. Me solicitó, cortés, pero firmemente, que devolviera la pieza a Londres.

El dilema era serio, pues el contrato con el museo inglés no permitía devolver una pieza sin que estuviera presente en el país un funcionario de esa institución. A medianoche, con gran discreción, movimos la pieza unos 10 metros, hasta colocarla dentro de un closet, el cual cerramos herméticamente. Al día siguiente mentimos al informar a Palacio que la pieza había sido devuelta a Inglaterra.

El sol resplandecía contra un cielo totalmente azul. Sería tan sólo un mes después cuando Boinayel retornaría muy confidencialmente, junto con las otras piezas, al pluvioso Londres.

Recordé esta experiencia al leer recientemente los resultados de una encuesta, donde, al preguntárseles a los dominicanos sobre el color de su piel, el 70% contestó que éramos indios.

Luce que Boinayel quiso evidenciar sus poderes en el único lugar del mundo donde la gente todavía cree que desciende de los taínos, de aquellos que alegremente cambiaron oro de aluvión por cascabeles de latón, en esta isla al reves, a la cual por poco le agregamos el cascabel de una isla artificial.

Fuente: Clave Digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: