Breve Historia y Manifiesto de Città Slow

julio 21, 2007

El Monvimiento nació en Italia, en 1999, de la iniciativa de Paolo Saturnini, alcalde de Greve in Chianti, y de los alcaldes de las ciudades de Bra, Francesco Guida; Orvieto, Stefano Cimicchi y de Positano, Domenico Marrone, además de ser aprobado por Carlo Petrini, presidente de Slow Food, para ampliar la filosofía de Slow Food a municipios locales para acercarlos al concepto del buen vivir y para practicarlo en la vida cotidiana.

Hoy Città Slow forma una red de más de 100 municipios de todo el mundo basándose principalmente en unos estatutos que defienden la tranquilidad y la sostenibilidad como base de convivencia y de futuro.

MANIFIESTO DE CITTÀ SLOW-CARTA CONSTITUTIVA

El desarrollo de los municipios locales se basa, entre otras cosas, en la capacidad de convivir y reconocer una propia característica, de reencontrar una propia identidad, visible desde el exterior y vivido profundamente en el interior.

El fenómeno de la globalización, que en principio es una gran oportunidad de intercambio y de difusión, tiende sin embargo a allanar diferencias y a esconder las características peculiares de las singulares realidades. Está proponiendo modelos medianos que no pertenecen a nadie y que, inevitablemente, generan mediocridad.

Sin embargo se está divulgando una demanda distinta de nuevas soluciones que van en dirección de la investigación y la difusión de la excelencia, sin hacer de las mismas necesariamente un fenómeno de élite, más bien proponerlas como un hecho cultural y por lo tanto universal.

De ahí el éxito de los que han buscado su particularidad y la han dado a conocer al mundo. Las investigaciones sobre Slow Food (movimiento hermanado con Città Slow) sobre la calidad de vida a partir del buen gusto, han sido la razón de su propio éxito y su difusión a nivel internacional, y las ciudades que se han distinguido por esta actividad constituyen una red internacional de “Ciudades lentas” (Città Slow). Ellas deciden juntas el seguir experiencias comunes a partir de un código compartido de comportamientos concretos y verificables, ampliando la atención a la buena mesa, a la calidad de la acogida y de los servicios del tejido urbano.

Las Città Slow suscriben una serie de compromisos cuyo cumplimiento será verificado periódicamente y de manera homogénea en todas las ciudades adheridas en cualquier país de todos los continentes.

Las Città Slow son aquellas donde:

Se practica una política Medioambiental de mantenimiento y desarrollo de las características del territorio y del tejido urbano, revalorizando en primer lugar las técnicas de recuperación y de reutilización.
Se practica una política de infraestructuras que fomenta la revalorización del territorio y no su ocupación.
Se fomenta el uso de tecnologías que mejoran la calidad del Medioambiente y del tejido urbano.
Se incentivan la producción y el uso de productos alimentarios obtenidos a través de técnicas naturales y compatibles con el Medioambiente, con la exclusión de productos transgénicos, promoviendo donde sea necesario la institución de directorios para la protección y el desarrollo de producciones típicas en dificultades.
Se protegen las producciones autóctonas que tienen sus raíces en la cultura y en las tradiciones que contribuyen a la normalización del territorio, manteniendo los lugares y modos, promoviendo ocasiones y espacios privilegiados para el contacto directo entre consumidores y productores de calidad.
Se fomenta la calidad de la hospitalidad como momento de enlace real con la comunidad y con sus particularidades, apartando los obstáculos físicos y culturales que pueden perjudicar la plena y extensa utilización de los recursos de la ciudad.
Se promueve entre todos los ciudadanos, y no sólo entre los trabajadores, la conciencia de vivir en una Città Slow, con particular atención a los jóvenes y a las escuelas, a través de la introducción sistemática de la educación en el buen gusto.

Las ciudades que se adherirán al movimiento se comprometen:

A divulgar las iniciativas de las Città Slow y a comunicar las iniciativas adoptadas para conseguir los objetivos del movimiento.
A aplicar, respetando las particularidades locales, las decisiones compartidas por las Città Slow y a favorecer la verificación de las mismas por los encargados del movimiento según los parámetros acordados a base de la valoración del resultado de las iniciativas.
A contribuir, en la medida de la propia disponibilidad, a las iniciativas de interés general que puedan ser acordadas y a la coordinación del movimiento.

Las ciudades tendrán el derecho:

De adjuntar a su propia imagen el logo del movimiento, adornándose del título de Cittá Slow.
De conceder el uso del logo a todas las iniciativas y actividades públicas y privadas, que contribuyen a lograr los objetivos del movimiento.
De participar en la iniciativas que se tomarán dentro del movimiento, utilizando modelos y estructuras que serán acordadas.

La actividad del movimiento será dirigida por las asambleas anuales que decidirán:

Los objetivos del año y las líneas de trabajo, los parámetros de valoración y las estructuras necesarias para medirlos.
Las iniciativas de interés general y el presupuesto necesario, incluyendo aquel para las actividades de coordinación.
La formación de un comité de Coordinación de las actividades que incluirá los representantes de Slow Food y de las Ciudades promotoras y un número de representantes de las otras ciudades garantizando la representación de cada país.

Las asambleas anuales, que tendrán lugar cada vez en una ciudad diferente, serán la oportunidad para un debate, también técnico y científico, sobre los problemas de la calidad de vida en las ciudades y para la redacción de un informe sobre las Città Slow.

Orvieto( Italia), 15 de Octubre de 1999

Fuente: BIGASTRO

3 comentarios to “Breve Historia y Manifiesto de Città Slow”

  1. Suly Carrillo Says:

    Que tal, hace unos dias estuve en un congreso de italiano (AMIT) en la ciudad de Queretaro, en una de las conferencias impartidas se tocó el tema de CittáSlow a nosotros nos pareció muy interesante yqueremos dar una conferencia en nuestra universidad acerca de éste tema. Solo quisiera saber si pudieran facilitarme informacion mas detallada del mismo.
    Muchas gracias, espero contar con su apoyo.

  2. rubendario Says:

    SEÑORES DE CITTA SLOW.
    Los felicito por propagar la convicción de que las ciudades pequeñas tienen unas tradiciones de buen vivir y de valoración de su patrimonio así como de conciencia por la preservación del medio ambiente.
    Rubén Darío Flórez
    Profesor Asociado
    Universidad Nacional de COLOMBIA

  3. miguel Says:

    slow world!
    muerte al economicismo y larga vida a las buenas ideas!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: