Poeta rechaza reconocimiento de la Cámara de Diputados

noviembre 10, 2006

perdomo_ylonka.jpg

Ylonka Nacidit-Perdomo

SANTO DOMINGO, D.N.

-La poeta Ylonka NacidIt-Perdomo rechazó el reconocimiento que recibiría de la Cámara de Diputados este miércoles ocho, junto veintiuno de sus colegas. En misiva dirigida al diputado peledeísta Manuel Jiménez, quien propuso la entrega de pergaminos a poetas dominicanos, Nacidit asegura que no se considera merecedora del agasajo porque su obra poética “no ha alcanzado la grandeza estética y literaria” que amerita el galardón.

Otra de las razones por la que no quiso aceptar el pergamino es porque no cree “que como persona haya dado inicio aún a un ciclo vital de
creación -consagratorio- de aportes significativos a la existencia humana,
ni que en el ejercicio de mi hacer y de mi vida cotidiana haya desterrado
las pasiones y la individualidad exagerada”.

“Quizás, en el futuro, cuando la historia pase balance podrá reflexionarse sobre mis virtudes y errores, sobre mi transcurrir en medio de los-otros- y de las-otras, por lo que espero poder vivir en vigilia en medio de los estragos y las disonancias que ponen al desnudo las zonas más profundas del drama humano”.

Nacidit se despidió pidiendo al legislador que acepte su declinación total al reconocimiento y que la deje ser “como la brisa o las olas del mar: libre, sin apego a nada que sea material”.

La carta

Santo Domingo, D. N.
06 de noviembre, 2006

Sr. Manuel Jiménez
Diputado del Partido de la Liberación Dominicana (PLD)
Congreso Nacional.-

Distinguido señor:

La presente comunicación es para expresarle a usted nuestro agradecimiento
sincero por su interés de homenajear a poetas dominicanos (mujeres y
hombres) en un solemne acto a efectuarse el próximo miércoles 8 de los
corrientes en el Salón “Hugo Tolentino Deep”, en el cual se le entregará a
un grupo de poetas, acogiendo una Resolución de la Cámara de Diputados a
iniciativa suya, un Pergamino de Reconocimiento.

Me permito hacerle llegar, muy respetuosamente, por esta carta mi
Declinación expresa y formal al reconocimiento -que en el día antes
indicado- quien suscribe iba a ser objeto junto a otros veintidós colegas.
Debo decirle que no considero que mi obra poética haya alcanzado aún la
preeminencia y la grandeza estética y extra literaria que amerita como tal
para recibir de un poder del Estado tan elevado como la Cámara de Diputados,cuyos miembros representan al pueblo y al sentir del pueblo dominicano, una distinción de tanta envergadura. Yo también como ser humano vivo, pienso ysiento en relación a las circunstancias, y a lo único que aspiro es a llevarcomo mujer una rebelión romántica para conducir el destino de las generaciones futuras a través de valores vitales que impidan la decadencia total de esta sociedad.

Tampoco creo que como persona haya dado inicio aún a un ciclo vital de
creación -consagratorio- de aportes significativos a la existencia humana,
ni que en el ejercicio de mi hacer y de mi vida cotidiana haya desterrado
las pasiones y la individualidad exagerada. Me considero un ser en
construcción, un ser que trata de estar consciente del valor ontológico de
las transformaciones materiales visibles. Quizás, en el futuro, cuando la
historia pase balance podrá reflexionarse sobre mis virtudes y errores,
sobre mi transcurrir en medio de los-otros- y de las-otras, por lo que
espero poder vivir en vigilia en medio de los estragos y las disonancias que
ponen al desnudo las zonas más profundas del drama humano.

Sólo espero, como poeta, poder entender las horas que se contemplan desde la soledad, el asombro que agrieta las precariedades de la vida, y recibir las
señales de Walt Whitman o Pedro Mir para hacer la guerra contra las
desigualdades de clases y luchar contra la opresión al pensamiento. Si
recibo esta señal, y actúo acorde a los principios que espera el pueblo
dominicano, él será mi juez, aún cuando las páginas de mi obra estén
amarillentas y olvidadas, y sólo si habré actuado con el sentimiento real de
la palabra.

Por tanto, como no soy ajena al espejo de la muerte o al laberinto que abre
la partida, le pido a usted aceptar mi declinación total a dicho
reconocimiento, y dejarme ser como la brisa o las olas del mar: libre, sin
apego a nada que sea material.

Reciba mi cálido y permanente sentimiento de gratitud por su iniciativa,

Cordialmente,

Ylonka Nacidit-Perdomo

Fuente: Clave Digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: